lunes, 2 de junio de 2014

Tratamientos para suavizar las arrugas de la cara



Las arrugas son signos naturales de la piel, que inevitablemente aparecen a medida que pasan los años. Por razones de estética, la búsqueda de procedimientos que reduzcan su presencia está creciendo. Tan eficiente como el tratamiento, sin embargo, es la prevención. Por lo tanto, lo ideal es usar protector solar todos los días y mantener una dieta equilibrada.

Los alimentos ricos en carotenoides como la naranja, papaya, zanahoria o albaricoque  retrasan el envejecimiento celular, así como el rico en flavonoides, como el té verde, bayas, remolacha y berenjenas. El zinc, presente en pescados y mariscos, el licopeno del tomate y las vitaminas C y E también retardan el envejecimiento celular. Ya los alimentos ricos en isoflavonas (soya), selenio (castañas) y silicio (avena) actúan para combatir la flacidez de la piel.

En cuanto a los tratamientos, éstos se indicarán por el dermatólogo. Debes conocer los más recomendables. En este artículo nos centraremos en las cremas antiarrugas, sus propiedades, características y efectos comprobados. En otros artículos hablaré de otros métodos para suavizar las arrugas y signos de expresión.

Cremas antiarrugas


Existen tres tipos de cremas contra las arrugas: los cosméticos, los cosmecéuticos y las  medicinas. Mientras que los cosméticos sólo hidratan la piel, sin alterar su estructura, los cosmecéuticos penetran más en la piel, sin producir los efectos adversos que pueden ocurrir en el uso de medicamentos. Se utilizan en pacientes con piel sensible y tienen como sus principales compuestos el retinol, la denominada alfa-hidroxiacidos (ácido láctico y glicólico) y vitaminas C y E. Entre las medicinas, el más famoso y el más indicado es el ácido retinoico.

El modo de acción de estos tres tipos es similar. Los ácidos presentes en ellos eliminan la capa muerta de la piel, que permite que el producto penetre. La acción de sustancias promueve un incentivo para producir nuevas células. Con eso, aumenta la concentración de colágeno y elastina, proporcionando una mayor firmeza y elasticidad de la piel, que, a su vez, reduce los existentes de las arrugas y evita la aparición de nuevas.

Las vitaminas C y E actúan como antioxidantes en la piel, así como el té verde, idebenona y café verde, sustancias que suelen aparecer en las cremas. Todas actúan contra los efectos de los radicales libres, causados por la contaminación, el tabaco y la exposición al sol.

Hay otros compuestos que blanquean la piel y le dan luminosidad porque reduce la producción de melanina.  La tecnología liposomal o productos de nanopartículas pueden penetrar más profundamente y tener liberación del compuesto, prevenir la irritación y otros efectos secundarios.

La aplicación, en general, varía según la crema usada. En el caso del ácido retinoico, el cual es más fuerte y provoca sensibilidad al sol, se recomienda el uso por la noche, todos los días para piel normal y en noches alternadas para las pieles más sensibles. Ya otros compuestos más débiles como la vitamina C y el ácido glicólico, se pueden aplicar por la mañana.

Para aplicar la crema de la manera correcta, siempre se deben hacer movimientos de "levantar" la piel, siguiendo siempre la musculatura natural de la piel. El movimiento  correcto llevará al efecto lifting.



No hay comentarios:

Publicar un comentario